lunes, 13 de junio de 2016

HORIZONTE MARTINA, de Elísabet Benavent... y mi propia historia de desamor.

Título: Saga Martina: “Martina con vistas al mar” y “Martina en tierra firme”
Autor: Elísabet Benavent.
Editorial: Suma de Letras
Año: 2016
Género: Romántica, erótica
Sinopsis:
“Martina con vistas al mar”
Si te llamas Martina, llevas siempre la melena recogida, eres absolutamente cerebral…
Si te has formado para ser chef y perteneces al equipo de El Mar…
Si has sentido un chispazo al conocer a tu jefe, Pablo Ruiz, excéntrico cocinero con estrella…
Si no soportas su indumentaria hipster, pero te irías a cualquier parte si él te lo pidiera…
Eres sin duda la protagonista de esta historia…
Y tu vida, tan ordenada, está a punto de cambiar
“Martina en tierra firme”
Si te llamas Martina y te has enamorado perdidamente de Pablo Ruiz…
Si te has dejado llevar y te has soltado la melena…
Si juntos habéis hecho y dicho cosas que jamás imaginasteis…
Eres la protagonista de esta historia y tu vida está a punto de ser otra.
Quedarás a la deriva, perderás el norte, y poco a poco estarás más lejos de tu hogar en tierra firme.

Mi opinión:
Hace un par de años, de casualidad, cayó en mis manos un libro llamado “En los zapatos de Valeria”. Era la 1ª parte de una cuatrilogía con portadas muy chulas y firmados por una autora que se hacía llamar Beta Coqueta (Elísabet Benavent, en la realidad) y que se había autopublicado en Amazon. Estos libros me encantaron. Me leí los 4 casi del tirón. Era la historia de 4 amigas, muy a lo Sexo en Nueva York pero a lo español y en cercano. Y ese creo que era su punto fuerte. La normalidad de los personajes, la posibilidad de sentirse identificado con ellos y con una trama ágil y trabajada, que te permite participar en la historia, sentirte parte de los momentos y las rutinas, las conversaciones y las escenas.

En aquel entonces, dos cosas me engancharon a Beta Coqueta: una fueron estos libros, que a pesar de sus altibajos (el primero me pareció el mejor, siendo los demás “inferiores” a éste) y la otra fue la propia Beta en las redes sociales (@BetaCoqueta). Resultó que era una chica que curraba de día y escribía de noche, que vivía su sueño de publicar una novela que iba haciéndose cada vez más famosas pero que tenía que lidiar, como todos, con la oficina horrible, el cansino transporte público, los madrugones y los lunes eternos.

Conocí a mi, por entonces, querida Beta Coqueta en la Feria del Libro de Madrid 2014 y descubrí que era tan maja y tan humilde como me había imaginado. Allí me firmó su segunda saga: dos tomos que conformaban la bilogía “Persiguiendo a Silvia” y “Encontrando a Silvia”. Esta historia también me gustó mucho, pero se me hizo innecesariamente larga. Son 2 libros que suman casi 900 páginas, y donde el primero, introductorio y eterno, es totalmente inútil. Es lo que estropea el conjunto, pues la segunda parte está muy bien y deja mejor sabor de boca.

La autora tiene una tercera trilogía que no me leí (empecé pero dejé, en realidad). Sí, esta mujer tiene una extraña fijación por las historias extra-largas.

Lo último que he leído de ella es la bilogía #HorizonteMartina. El primer libro, “Martina con vistas al mar”, introduce a la protagonista, Martina, que es cocinera en un restaurante de alta cocina de moda y se enamora del chef, Pablo.
Tranquilos, que no estoy haciendo spoilers, pues esto pasa nada más empezar (en las primeras 400 páginas más o menos, al estilo Beta Coqueta). Este primer libro es muy largo, plano, lento pero pasable. Me parece un error el uso de dos narradores: uno es Pablo, personal y un poco exagerado; el otro es Martina, que narra sus propios pensamientos pero también los de todos los demás personajes, excepto Pablo. ¿Se puede tener un narrador omnisciente en primera persona, que cuente los pensamientos de todos los personajes menos de uno, que tiene su propio narrador? ¿no es un poco incongruente? Pero aparte de eso, como me pasó en la #SagaSilvia, supuse que el segundo libro se pondría interesante y la cosa pasaría a la acción.

Pero no. El segundo, “Martina en tierra firme” es el drama hecho libro. Pero no en plan profundo, sino en plan insoportable. Esta historia, especialmente su segunda parte, me parece un error total en su conjunto. Deja de ser literatura romántica o literatura erótica (que es lo que escribe Elísabet Benavent), para ser un compendio de desgracias sin sentido, que no tienen razón de ser y están tremendamente mal gestionadas. Es, aparte de innecesariamente largo, muy, muy deprimente.

Creo que el problema de estos libros ha sido la mala elección de los temas. Teniendo la oportunidad de profundizar en la temática del mundo de la alta cocina, que además está tan de moda, la autora no explota para nada esta posibilidad (no hay más que ver libros auténticamente relacionados con la cocina, como “Como agua para chocolate”, ¿existe algo mejor escrito? ¿no es una forma genial de explotar el tema, aunque la historia se centre en otras cosas?). En cambio, ALERTA SPOILER, la autora se mete con el tema de la maternidad y… ¿de verdad se puede tratar tan, tan, tan mal este tema? ¿se puede convertir el embarazo en un castigo? Y, en cualquier caso, ¿es un libro romántico-erótico el medio adecuado para hacerlo?  FIN SPOILER.

De verdad, he acabado fatalmente decepcionada con estos dos libros. Hasta el punto que no creo que vuelva a leer en una buena temporada nada de esta autora, que ha cambiado tanto, en tantos sentidos. Me ha tocado a mí vivir mi historia de desamor. 

Por mi parte, os recomiendo muy mucho la #SagaValeria y puede que la #SagaSilvia, pero nunca #Horizonte Martina.

¿Qué me decís? ¿leéis a Beta Coqueta? ¿os ha gustado su última bilogía?

Mi puntuación: un 2 sobre 10. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario